Historia

Breve reseña histórica

Escrito el 07/04/2014
Vera Cruz Alhaurín


Se disponen de datos sobre los que se puede afirmar que ya en 1505, la Cofradía de la Vera Cruz de Málaga, está fundada en la capital de la provincia. Este hecho nos da una aproximación temporal de cuándo puede nacer la Vera Cruz de Alhaurín, puesto que los franciscanos empiezan desde un primer momento su caminar por toda la provincia impartiendo la religión, junto a la enseñanza y las obras de caridad.

En 1542, aparece la cofradía constituida con sus estatutos en los que se determinan un máximo número de 72 hermanos, en memoria de los 72 primeros discípulos de Cristo. Entre los acuerdos de aquellos tiempos, destaca el nombramiento como Hermano Mayor Honorario a uno de los Condes de Medinaceli.

Durante 200 años de la historia, por desgracia, las referencias que tenemos del funcionamiento de la cofradía son escasas, pero existen en forma de apariciones en testamentos de hermanos (no olvidemo la gran influencia que los entierros representaban en las Cofradías), o en el Archivo de la Catedral, donde hay referencias en los libros de subsidio o pagos de impuestos al Rey.

De la época de 1720 a 1815, se conserva las constituciones (escrito en el que se especifican los cultos en honor a los Titulares y los deberes y derechos de los hermanos que la conforman), y también referencias constantes en el libro Becerro del Ayuntamiento de Alhaurín el Grande. De esa época se posee en los archivos de la Cofradía un inventario muy detallado del patrimonio que teníamos.

1812 es un año de inflexión. A pesar de la tragedia acontecida con la voladura de la ermita del Convento, la Cofradía consigue reponerse y reorganizarse rápidamente celebrando como ya era tradición, las procesiones y representaciones de Semana Santa, Día de la Cruz y de la Candelaria (2 de febrero). La Cofradía mantiene su actividad y sus Sagrados Titulares reciben culto en la capilla provisional de Santa Catalina.

Ya en pleno siglo XX y con la reconstrucción de la ermita acabada (1921), la situación política se torna insostenible en el país, la Cofradía interrumpe sus representaciones de Semana Santa en el año 1930 y las procesiones de la Candelaria y el Día de la Cruz en 1935, hasta que en 1936 la fatalidad se ensaña de nuevo con los cofrades de la Vera Cruz y el templo es profanado durante la Guerra Civil, perdiéndose la mayor parte del patrimonio que teníamos.

Pero casi sin respiro, los cofrades atienden a su sino de lucha constante contra las adversidades y ya en 1938 la Cofradía comienza la reposición de su patrimonio con la adquisición de la actual talla del Santísimo Cristo de la Vera Cruz. Con mucho esfuerzo, se consigue reponer gran parte del patrimonio perdido de forma paulatina y constante.

En las últimas décadas, la Cofradía experimenta un sin fín de acontecimientos debido al incremento de su actividad cofrade. El patrimonio se revaloriza, sobre todo con la adquisión y remodelación de la Casa Hermandad así como con la ampliación constante de los enseres procesionales.

 


Las últimas fechas importantes son;
  • 1941, adquisición de la imagen de María Santísima de la Soledad.
  • 1960, adquisición de la imagen del Cristo Yacente y el trono del Santo Sepulcro. Por esta recuperación en nuestro patrimonio, el Obispado de Málaga nos concede el Título de Venerable.
  • 1986, concesión por parte de D. Juan Carlos I, rey de España, del título Real.
  • 2007, restauración de la Ermita del Convento.
  • 2008, bendición nueva Casa Hermandad.
  • 2014, concesión de los títulos de Muy Antigua, Muy Ilustre y Franciscana.