Actualidad

Viernes Santo. Cristo ha muerto.

Escrito el 20/04/2019
Santa Vera Cruz Alhaurín el Grande



Viernes Santo. Cristo ha muerto.

Seguimos viviendo la Semana Santa con la fe y el trabajo que implica ser cristianos y cofrades. Llega el Viernes Santo con el misterio de nuestra Fe. La mañana estuvo llena de preparos y últimos retoques. A las doce del mediodía todo se detuvo y hubo un momento para la oración y la reflexión. Después, por la tarde, nuestra Cofradía participó en los Santos Oficios en la Parroquia de la Encarnación. Cristo ha muerto.




Por la noche en el atrio del Convento, con rigurosa puntualidad, comenzó la Pasión con el arrepentimiento de Judas. Un año más se vivieron momentos de gran intensidad, de dudas, de temor, de no querer y de querer arreglar, de angustia, de fin... Judas podría ser cualquiera de nosotros. Después el Calvario: un año más los cofrades que llevan tanto tiempo preparando las representaciones de la Vida, Pasión y Muerte de Cristo dieron vida a aquellos momentos por los que cobra sentido nuestra existencia. Cristo sufre por y para nosotros, Cristo es crucificado para salvarnos. El cuerpo de Cristo a punto de expirar en la Cruz y pide perdón, perdón porque no saben lo que hacen... Lección para todos en este mundo. Las imágenes siempre están en nuestras retinas y en nuestro corazón.





Al terminar la representación de la Crucifixión, sale la Procesión: la Cruz Guía en la calle Convento, nazarenos con ropa de terciopelo negra, luto, es Viernes Santo.

Dentro de la Ermita de la Santa Vera+Cruz ultiman los portadores y rezan, oración y silencio. Después se abren las puertas del Convento y la alcadesa Dña. Toñi Ledesma, acompañada por nuestro Hermano Mayor D. José María Díaz Bravo y por el capataz D. Diego Cabello, da el primer toque de campana del Santo Sepulcro como Capataz de Honor del Santo Entierro de Cristo, Procesión Oficial de la Semana Santa de Alhaurín el Grande. 

Respeto, silencio, principios y fe. El féretro sale de la Ermita de la Santa Vera+Cruz y nada queda, todo es dolor,  desamparo, todo es silencio, todo es devoción. El sepulcro es ejemplo de Cristo, es el mensaje de Su vida, es lo que Él hizo por nosotros, Su mensaje, Su Amor.

Nazarenos que rezan debajo de los capirotes, mantillas de riguroso luto, la música de la Agrupación Músico-Cultural de la Santa Vera+Cruz tocando la marcha fúnebre. Viernes Santo. 

Pocas luces; tambor; pasos de hombres de trono; la saetera desgarrada reza cantando a la Virgen; el capataz que dirige los corazones de los portadores devotos, que llevan con el alma a nuestro Sagrado Titular; música de Capilla que tocan componentes eméritos de la Pepa detrás de nuestra Madre de la Soledad.

Silencio y dolor, no hay nada más.

Plaza alta, Cruz, Real, Cuatro Esquinas, Piedras y vuelve la comitiva a Convento. Cristo ha muerto. Nada más. 

Eso sí, terminamos con dolor pero con la esperanza de la Vida, de la primavera, de la Resurrección.

 

Fotos Viernes Santo