DÍA DE LA ASCENSIÓN.

Escrito el 17/05/2021 - Vera Cruz Alhaurín


Hoy celebra la Iglesia la Solemnidad de la Ascensión del Señor a los Cielos y esta celebración, tan llena de contenido y significado en nuestra fe, es para la Cofradía de la Santa Vera Cruz el día de llevar a los hermanos y hermanas enfermos o impedidos la Santa Comunión y el santo Lignum Crucis.
Por razones de sobra conocidas por todos y ajustándonos a las normas sanitarias en esta situación de pandemia, ni el año pasado ni este hemos podido hacer esta visita, mas no por eso los tenemos en el olvido.
En palabras del Papa Francisco “ …se trata de ser hombres y mujeres de la Ascensión, es decir buscadores de Cristo a lo largo de los caminos de nuestro tiempo y en ese itinerario encontramos a Cristo en nuestros hermanos, especialmente en aquellos que sufren en carne propia la ancianidad, la enfermedad, la soledad. Como Cristo Resucitado envió a sus discípulos con la Fuerza del Espíritu Santo, así nos envía a nosotros…”
Con este ánimo hemos ido a casa de estos hermanos y hermanas.
Los Hermanos de Arriba llevamos grabado en nuestra esencia de fe que la alegría viene de la Cruz como Triunfo, de la Cruz de Vida, y que cada primavera resucitamos con Él. La Luz es Él y con nuestra visita se lo llevamos como alimento en la sagrada comunión y con la veneración del Santo Lignum Crucis estos hermanos, al besarlo, aceptan y se fortalecen en la cruz de su enfermedad.
Visitando sus casas por las calles de nuestro pueblo hacemos un camino alfombrado con el romero del amor al Señor del Convento, llevamos a sus hogares un poquito del Día de la Cruz y les puedo asegurar que cuando nos marchamos de cada casa el olor a rosas lo llevamos quienes los hemos visitado.
Nuestra Cofradía este año también reza por estos hermanos y hermanas para que el Señor del Convento y La Virgen de la Soledad los sostenga en esta situación de dolor y dependencia por la que pasan. Para que recobren la salud y para que con fortaleza se enfrenten a la enfermedad o al duro peso de los años. También nuestra oración se dirige a quiénes los atienden y cuidan para que no desfallezcan, para que la paciencia y el cariño sea lo que impregnen cada uno de los cuidados que les dan. Y nuestra oración por los que ya gozan en la presencia de Señor en un eterno Día de la Cruz.
Hoy el Señor asciende al Cielo y los Hermanos de Arriba no nos quedamos absortos mirando. Lo hemos visto en toda su Gloria, lo hemos recibido como alimento y nos ha dejado su Espíritu… vamos a su encuentro en los que sufren, pues llevan su rostro, vamos camino de un NUEVO DÍA DE LA CRUZ.
                                                                                                                                                                      Iraida Velasco Cano.