LA VIRGEN DE LA PALOMA VUELVE A REINAR EN MÁLAGA ACOMPAÑADA MUSICALMENTE POR LA PEPA EN UNA PROCESION HISTÓRICA

Escrito el 31/10/2021 - Vera Cruz Alhaurín

Histórica. Este calificativo que, por exceso de uso se llega a desvirtuar, es el adjetivo que mejor describe la jornada del sábado 23 de octubre en Málaga con motivo de la celebración del 50 aniversario de la bendición de María Santísima de la Paloma. Primera procesión de un trono de Semana Santa más de dos años después. La fecha está marcada ya en letras de oro en los anales de la Hermandad de la Puente y la Paloma y del procesionismo malagueño. Ha sido un privilegio y un honor para nuestra cofradía haber participado en una noche en que la Agrupación Músico-Cultural y la Coral de la Santa Vera-Cruz gozaron de un gran protagonismo.

 

A pesar de la pandemia, fruto del excelente momento musical por el que atraviesa, era la tercera vez que se desplazaba nuestra banda de música a la capital malagueña en lo que va de año. Pero en esta ocasión, ya por fin, para acompasar su música a un palio, a un trono. Y no un trono cualquiera, el de la Paloma, el mayor trono de Andalucía, en una fecha que, reiteramos, tampoco ha sido una fecha cualquiera. La procesión copó las portadas de los principales diarios de la prensa malagueña a la mañana siguiente.

 

La Pepa, embajadora del pueblo de Alhaurín el Grande desde hace más de 40 años (se dice pronto), inició un pasacalles desde la casa hermandad de la Archicofradía de la Sangre, en calle Dos Aceras. Fue minutos antes de las 19:00 h, la hora prevista para el inicio de la procesión, desfilando por una calle Carretería que era un hervidero de gente. Solo las mascarillas nos hacían recordar que aún vivimos tiempos de pandemia. La sola presencia de la banda y su marcialidad provocaban los primeros aplausos y vítores de la tarde. Aplausos que ya no dejarían de sonar en todo momento hasta bien entrada la madrugada al paso de la venerada Virgen de los ojos verdes.

 

Pero había mucho más de Alhaurín y de la Vera-Cruz en este día tan especial. Tras la llegada de la banda a la plaza de San Francisco, se abrieron las puertas de la Capilla de la Puente y la Paloma. Y allí estaba reinando en su imponente trono la guapa Virgen que hace 50 años tallara el insigne escultor sevillano Álvarez Duarte. La belleza de la imagen, que se realza gracias a las manos de su vestidor, hermano de arriba y miembro de la Junta de Gobierno de nuestra cofradía, Guillermo Briales García.



Daba inicio la procesión. Cinco tambores roncos de la Agrupación Músico-Cultural acompañaban la cruz guía. Tras esta, un nutrido grupo de hermanos de la Puente y la Paloma con velas formaban el cortejo. El trono se ponía en movimiento a los sones del himno nacional. En esta ocasión, como otras tantas cosas diferentes por tratarse de una extraordinaria, interpretado desde el interior de la capilla. Salía el palio y volaban 50 palomas mensajeras, regalo de nuestra cofradía.  50 palomas que solo unos minutos después confirmaba su dueño que habían concluido su vuelo hasta Alhaurín el Grande.

 

La primera marcha en sonar, la nueva composición de López Gándara, "La Virgen de la Paloma", compuesta con motivo del cincuentenario y estrenada por la Pepa el pasado 9 de octubre. Muchos años antes, pronto hará 40 años de aquello, también nuestra banda tuvo el privilegio de estrenar "La malagueña" de Rafael Hernández, composición por excelencia de la hermandad de la plaza de San Francisco y a la que la Pepa le imprime un carácter especial. Con dicha marcha, se adentraba la Virgen de la Paloma en calle Carretería.

 

Esta procesión, a diferencia del Miércoles Santo, en lugar de hacia la tribuna de los pobres se dirigía hacia calle Álamos, para llegar a la plaza de la Merced, y desde allí girar hacia calle Alcazabilla. Un entorno único que dejaba imágenes inéditas para el recuerdo, estampas bellísimas. En este punto de la procesión se incorporaba la presidencia. Juan Galiano, nuestro Teniente de Hermano Mayor, ocupaba parte de la misma (el Hermano Mayor, José María Díaz, ayudaba con la banda tras el trono). Además de nuestra cofradía, figuraban en este lugar de privilegio otros Hermanos Honorarios como son el Aeropuerto de Málaga, el Colegio de Veterinarios o el Ayuntamiento de Madrid, representados por el pendón, la guardia de gala, maceros y también la participación del alcalde de la capital de España, José Luis Martínez-Almeida.

 

La procesión se dirigía hacia la Catedral por calle Císter a los sones de "Reina de la O". Después la primera gran petalada de la noche mientras la Pepa interpretaba "La Virgen de Sevilla". Acto seguido (las marchas no paraban de sucederse) se interpretaba por primera vez tras un trono, en el incomparable entorno que brindaba el patio de los naranjos, "De piel morena". Composición de nuestro subdirector, Andrés Guerrero, dedicada a la Virgen de Gracia, patrona de Alhaurín el Grande.

 



Y  es que, había mucho de Alhaurín, y de color verde, en esta histórica procesión. En el punto central de la misma, en la plaza del Obispo, tuvo una participación destacada la Coral de la Santa Vera-Cruz, que cantó "Eccomi" a la llegada de la cruz guía, "Te seguiré después"; y una vez que el trono maniobró para situarse frente a la puerta del primer templo de la ciudad, en cuyo atrio formaba nuestra Coral, en otra fotografía histórica, (junto al deán de la Catedral, Antonio Aguilera, varios canónicos, y Felipe Reina) interpretó "Bendita sea tu pureza", un cántico celestial dedicado a la Virgen.

 

Se da la circunstancia de que era la primera actuación de la Coral con su nuevo director al frente, Juan Manuel Montiel Amaya. Sin duda, un estreno para no olvidar. Y por otra parte, era la última procesión con Juan David Guerrero Serrano como director de la Pepa. Podrá decir el maestro Juan David que su última actuación en la calle coincidió con una de las mejores actuaciones (si no la mejor) de nuestra banda de música en toda su historia.

 

Un segundo turno de portadores metía el hombro a partir de este punto. En total participaron 526 hombres de trono, vestidos con traje y corbata en lugar de túnica. El galeón dorado en el que la Paloma surcaba las calles de la ciudad se acompasaba perfectamente a las melodías que la Pepa interpretaba tras ellos. Enorme también el trabajo de los portadores.

 

El paso por calle Larios dejaba de nuevo estampas únicas, al encontrarse instalado ya parte de los arcos del alumbrado navideño. En calle Granada se vivía uno de los puntos álgidos del recorrido. Una lluvia de flores (cogidas del campo alhaurino) caía del cielo mientras sonaba "Pasan los Campanilleros", que hubo de enlazarse de nuevo mientras seguían cayendo pétalos sobre la Virgen. Pero si este momento mágico nos retrotraía a un 3 de mayo en las Cuatro Esquinas, poco después, la mente nos llevaba a la calle Convento en Jueves Santo. Y es que el inmenso trono de la Paloma se mecía a los sones de "Mi Amargura", de forma sublime, antes de llegar a plaza Uncibay.

 

Poco a poco la procesión de alabanza iba completando su insólito recorrido. Las calles seguían estando llenas de gente -increíble ambiente cofrade el que se vivía en Málaga- a pesar de que se sobrepasaban ya las 2 de la madrugada. La Pepa continuaba enlazando marchas: "Siempre Macarena", "Coronación", "Como tú ninguna"… y los portadores acompasando el paso del trono, que lucía exorno de rosas de color blanco y rosa pálido, emulando el adorno floral con que procesionó por primera vez la Virgen de la Paloma.

 

Tras interpretar "Malagueña Virgen de la Paloma", "La Estrella Sublime" y "La Virgen de la Paloma" en la plaza de San Francisco, con el himno nacional culminaba esta histórica procesión. Lágrimas en los rostros de muchos de los presentes, incluidos los músicos de la Pepa, que pusieron alma y sentimiento en cada nota interpretada. En ese momento seguramente todavía no eran conscientes, pero acababan de escribir una página que pasará a la historia de la Agrupación Músico-Cultural de la Santa Vera-Cruz. Gracias a su capacidad de adaptación a los tiempos, al enorme esfuerzo de sus responsables, de su director, y cómo no, al talento y sacrificio de sus componentes, esta nueva generación de músicos ha podido disfrutar de un momento memorable. La noche que la Pepa volvía a Málaga, la noche que volvían las procesiones tras la pandemia. Histórica.

 

ENLACE A LA GALERÍA DE FOTOS DE LA PROCESIÓN